AVI LOEB

Ocupa desde el 1 de julio de 2012 la cátedra Frank B. Baird Jr. de Ciencia

en la Universidad de Harvard. Es director del departamento de Astronomía de Harvard desde el año 2011; desde 2016 es Presidente de la Comisión Consultiva del proyecto Breakthrough Starshot 

(cuyo objetivo es lanzar naves muy ligeras, con forma de vela, hacia las estrellas más cercanas utilizando

un potente láser para impulsarlas) y fundador de la Iniciativa de Agujeros Negros de Harvard

(el primer centro interdisciplinario en todo el mundo dedicado al estudio de los agujeros negros). Desde 2007

es también director del Instituto de Teoría y Computación (ITC) del Centro de Astrofísica Harvard - Smithsonian.

Loeb es miembro electo de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias, la Sociedad Americana de Física, y la Academia Internacional de Astronáutica. En julio de 2018 fue nombrado Presidente del Consejo de Física y Astronomía de las Academias Nacionales de Estados Unidos, el principal foro dentro

de las Academias para los asuntos relacionados con los campos de la Física y la Astronomía, en el que

se fijan los objetivos y misiones científicas por periodos de diez años. En abril de 2020 Loeb fue elegido miembro del Consejo de Asesores del Presidente sobre Ciencia y Tecnología (PCAST) de la Casa Blanca.​

En diciembre de 2012, la revista TIME incluyó a Loeb como una de las 25 personas más influyentes en ciencias espaciales. En 2015, fue nombrado Director de Ciencia Teórica del proyecto Breakthrough Starshot, que concede anualmente un premio homónimo a destacadas contribuciones a la Biología, la Física Fundamental y las Matemáticas. En 2018, Loeb llama la atención de los medios de comunicación al sugerir que una nave extraterrestre podría haber visitado nuestro sistema solar, basando esta afirmación

en la observación de un comportamiento nada habitual del objeto interestelar ʻOumuamua.​ En 2019, junto con Amir Siraj, estudiante de Harvard, publica en Arxiv el descubrimiento a posteriori de un asteroide

de inferior tamaño a ʻOumuamua (0,45 m comparado con los 100 m de este), tras investigar la abundancia de estos cuerpos y descubrir la trayectoria hiperbólica de un bólido detectado y censado en 2014

por el CNEOS (centro dependiente de la NASA que cataloga los objetos próximos a la Tierra), determinando así su origen en el exterior del Sistema Solar.​

¿QUIERES TENERLO EN TU EVENTO?